Estas Aqui
Home > Internacionales > «Nairo está vivo y puede dar la sorpresa en el Tour»

«Nairo está vivo y puede dar la sorpresa en el Tour»

Winner Anacona (Team Arkéa-Samsic) se ha convertido en un gregario fiel y de calidad para Nairo Quintana. Un rol que ha asumido «con gusto» para su líder con el que ha consolidado una gran relación y al que alaba. «Nairo siempre demostró que es un fuera de clase», destaca.

Anacona acompañó a Nairo Quintana al Team Arkéa-Samsic, después de cinco temporadas en el Movistar Team. Un cambio de ciclo que veía necesario.

«Creo que a Nairo le faltaba esa tranquilidad que se había perdido en lazos con el equipo. A veces los cambios son importantes, no sé si necesarios, y hay que hacerlos. Al final ellos veían que no le podían sacar más provecho y pensaron ya había llegado al máximo nivel y que no le aportaría ni el equipo ni a él. Pero ahora ha ganado con gran autoridad y frente a corredores de grandes vueltas. Demuestra que simplemente está vivo. Está presente. Puede dar la sorpresa en el Tour, apenas tiene 30 años; ha hecho todo desde que tenía 23 y sigue ganando», destaca en una entrevista de la Federación Colombiana de Ciclismo.

«Hay otros que ganan y dejan de ganar; ganar es muy difícil y mantenerse es más difícil hoy en día». Anacona ha sido parte de los triunfos de Quintana este año en el Mont Ventoux (Tour La Provence), el Col d’Eze (Tour Haut Var) y La Colmiane (París-Niza).

Su relación se consolidó enormemente en su etapa juntos en el Movistar Team. «A Nairo lo conozco hace mucho, pero es increíble lo bien que le he conocido en el Movistar. Soy mayor que él y cuando competíamos en Colombia nunca nos encontramos en la misma categoría. Nairo empezó cuando yo estaba en prejuvenil. Cuando estaba en el Lampre y él con Movistar coincidimos y había amistad, pero ese lazo se hizo más fuerte en Movistar. Con él he trabajado los últimos cinco años y nos entendemos bastante bien», reconoce.

Un papel, el de gregario, que asumió con naturalidad. «Cuando Unzúe me contrató me dijo que quería un hombre de trabajo y en Lampre tenía un poco más de libertad. Asumí el rol, lo quería hacer con gusto y con Nairo empezamos a hacer el calendario juntos. Nos entendimos bien y al final me encontré en un rol que hacía bastante bien, respondí a las expectativas. Nairo siempre demostró que es un fuera de clase y los triunfos propios de él los siento como propios, porque en una cierta medida esos granos de arena se reflejan en el gran cajón del podio», asegura.

En ese sentido, justifica su fichaje por el Team Arkéa-Samsic. «Siempre he pensado que el que no arriesga no avanza. Y eso es lo que hemos hecho. La oferta de Arkea ha sido atractiva. Nairo me dijo que si quería ser parte del proyecto. Yo el año pasado no hice ninguna grande y sentía que también necesitaba cambiar de aire sino me iba a estancar», afirma.

Efectivamente, el colombiano no disputó ninguna grande en 2019 y no pudo estar al lado de Quintana ni en el Tour ni en la Vuelta. «El año pasado fue como una bofetada para mí. Fue el primer año que me quedé por fuera de una grande. Yo quería hacer el Tour.Venía de menos a más, estaba bien en los esfuerzos individuales, la carrera iniciaba con una CRE y la verdad había hecho buenas cronos. Y creía que era para estar en el Tour. Al final no fue así, para mí fue como una bofetada. Pedí estar en Vuelta y me dijeron que no. Me comporté bien durante cinco años, yo di el ciento por ciento, y no merecía quedar por fuera si mereces estar ahí. No tengo queja del equipo, pero esta última parte sin ir a ninguna grande y dejarme por fuera de los objetivos, te deja con ese sabor amargo. Al final los que mandan, mandan y tienes que asumir», concluye.

Info: Zikloland

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instragram

Facebook

Twitter





















inicio