Estas Aqui
Home > Sociales > Murió Ernesto Antonio Contreras, el eterno Cóndor de América

Murió Ernesto Antonio Contreras, el eterno Cóndor de América

Este domingo murió el ex ciclista Ernesto Antonio Contreras, una de las grandes glorias que tuvo el deporte mendocino. A los 83 años, el Cóndor de América falleció, dejando un cariño y recuerdos incalculables.

El Negro Contreras, conocido mundialmente por sus hazañas arriba de la bicicleta y sus proezas en el mítico Cruce de los Andes, se encontraba internado en la Clínica Privada de calle Mitre de Ciudad.

El Cóndor de América acarreaba algunas complicaciones de salud. Tuvo problemas con su vesícula y se le sumó como abravante el hecho de contraer coronavirus.

El mundo del ciclismo llora a una de las personalidades más emblemáticas de este duro y hermoso deporte, por todo lo que le dio en vida. ¡Hasta siempre Negro!

Sus hazañas

Ernesto Contreras era uno de los tres ídolos máximos del deporte mendocino, junto con Víctor Legrotaglie y Nicolino Locche. En su carrera alcanzó logros de enorme magnitud, como los imborrables Cruces de los Andes.

  • 8 títulos argentinos de persecución individual
  • 3 títulos de resistencia
  • 1 en kilómetro con partida detenida
  • Dos veces obtuvo el inolvidable “Cruce de los Andes”
  • Excelentes actuaciones en los campeonatos mundiales de Ámsterdam, Zurich, Milán y Montevideo, así como en los Juegos Olímpicos de Roma, Tokio y México
  • Fue campeón americano de pista en Brasil, año 1958, subcampeón americano de pista en 1957, campeón rioplatense de persecución en 1957,1959 y 1961
  • Fue tres veces tapa de la Revista El Gráfico y el velódromo mendocino lleva su nombre

Chau campeón, hasta la próxima carrera

POR GUSTAVO DE MARINIS

Tenía que irse un domingo, no podía se otro día. Porque el domingo es día de ciclismo. Los domingos de los años ’60, ’70, fueron grandes domingos de ciclismo en Mendoza, fueron domingos de Ernesto Antonio Contreras. Ese morochito que se apareció desde su Medrano natal en las carreras que organizaba la Asociación Ciclista Mendocina cuando tenía 19 años y que ganaba todas las competencias entre aficionados. Le prestaron entonces una bicicleta. Y ganó, claro. Desde entonces nunca paró de ganar, en la pista, en la ruta, en Mendoza, en el país y en el mundo. Porque aunque no siempre fuera el primero en cruzar la línea de llegada, ganaba con su actitud, con su humildad, con su honestidad.

Un día en Uspallata después de esos 105 kilómetros que unen la Capital con la villa de montaña, pero no por Potrerillos, sino por los tremendos Caracoles de Villavicencio y la imponente trepada por Cruz de Paramillos, por caminos de ripio, el Negro había llegado hacía un rato largo (primero, claro) y los otros pedalistas arribaban de a uno y espaciados. Contreras iba en busca del descanso cuando llegó el Bomba Villar, un corredor apodado así precisamente porque estaba un poco pasado en kilos. Muchos rieron y alguno se burló. Ernesto dijo entonces, en voz alta: “Señores, llegar es ganar”. Esa frase resume, sin dudas, lo que significa terminar una carrera tan exigente. Esa frase resume lo que es el Negro Contreras.

Info: Miguel Guayama – Diario UNO

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instagram

Facebook

Twitter







inicio