Estas Aqui
Home > Ruta y Pista > Marisa Santone rima con ciclismo femenino

Marisa Santone rima con ciclismo femenino

Es domingo 20 de marzo y se celebra la 5ta edición del Gran Premio de la Mujer en el Municipio de Avellaneda. Para llegar, una vez más, cruzamos el Riachuelo y nos inmiscuimos en el primer cordón del Área Metropolitana. Decidimos, con Sofía y Enrique, que iríamos pedaleando, aprovechamos el camino de ida como entrada en calor antes de la carrera. 

Al bajar de la autopista el paisaje cambia: nos recibe esta ciudad que se caracteriza por ser fabril y tener uno de los puertos más importantes de la región: el Dock Sud. Imagino que en sus alrededores todo está en función de este centro productivo. Sin embargo, al ser domingo, Avellaneda está apagada, pocos autos recorren sus avenidas y casi no hay personas en la calle. Lógicamente, los negocios están cerrados. 

La carrera se ubica en Av. Roca entre Levalle y 12 de octubre, un boulevard en buen estado. Rectas de ambos lados, de uno viento en contra y del otro a favor, y dos amplias esquinas para doblar a buena velocidad. Nosotros nos dispersamos, Sofía busca a su equipo, Enrique y yo vamos a la carpa que organiza este festín. Ahí la encontramos a Marisa, elemento clave en este día y en lo que ha sido toda la temporada de ciclismo bonaerense del 2021. 

El ciclismo para Marisa tiene que salir a la calle y por eso el circuito de este domingo es entre dos veredas. Los vecinos que viven sobre el boulevard salen de sus casas e instalan reposeras para ver la carrera, hay carpas de diferentes escuelas a lo largo de todo el recorrido, las y los corredores se saludan, se ve la famosa gran familia ciclista. La presidenta de la federación de La Plata asegura que “para que vuelva el semillero” el ciclismo tiene que interpelar a los barrios, salir de los circuitos (velódromos, autódromos) e intervenir las calles. Los vecinos que pasan caminando de casualidad mínimamente se preguntan: “Che, qué pasa acá”. El ciclismo tiene que buscar la exhibición para aumentar su desarrollo. 

Marisa conversa, va y viene, saluda a personalidades del ciclismo, a militantes del municipio, a quien le extienda una mano. Ella es la presidenta de la Asociación Ciclista Regional de La Plata y la organizadora de las carreras de Peña Marilón. El año pasado se puso al hombro, junto con todo su equipo, el torneo bonaerense que recorrió diversas localidades de la provincia. Marisa se disculpa y me dice sonriendo: “Listo, ya estoy. Decime tu nombre y tu número de federada”, detrás de la mesita sostenida por dos caballetes. 

En varias entrevistas radiales la he escuchado decir que ella, como mujer, tiene la obligación de fomentar el pelotón femenino. Hoy, en esta 5ta edición del Premio de la Mujer, hay igualdad de monto en premios: los ganadores de la categoría elite y las ganadoras de la categoría damas se llevan la misma cantidad de dinero a sus casas. Esto antes no pasaba. Las mujeres nos cansamos de correr entremezcladas entre los hombres porque ese era el único lugar posible. En cambio hoy, el pelotón cuenta con más de 30 corredoras. ¡Y qué corredoras! Tres de ellas poseen récords nacionales en pista: Antonella Leonardi, Valentina Luna y Natalia Vera, las últimas dos son representantes de la selección. Además, se encuentra presente la campeona argentina de ruta, Mercedes Fadiga. 

A tres semanas de un nuevo campeonato argentino de ruta, el pelotón femenino bonaerense está más afilado que nunca. La carrera es una explosión tras otra, los equipos están más consolidados y los primeros 30 minutos son una película de terror: al borde del infarto, casi ni se puede beber agua. Perseguimos cada palo, doblamos fuerte en la rotonda y en ningún momento hay calma. Quienes logran posicionarse bien son, al fin y al cabo, las que disputarán la carrera. 

Luego de 55 minutos de violentas pedaladas, se consolida la fuga buena, hay una corredora de cada equipo fuerte: el Damico Cycling con Antonella Leonardi, el Braghette con Alejandra Prezioso, el Rower con Valentina Luna y el Ladies con Sofía Martelli. El pelotón, si bien ha disminuido su velocidad, está atento al sprint final para disputar el quinto puesto. Los 20 minutos restantes de carrera transcurren ordenados, la especulación está puesta en la última vuelta. 

El sprint de la fuga se convierte en un grito de triunfo, Valentina Luna entona su voz y canta la victoria; el público entendido sabe que no hay nadie que embale mejor que ella. Atrás, en un muy merecido segundo puesto, Sofía Martelli. Luego Prezioso y, cuarta, Leonardi. El grupo mayoritario se asoma a menos de un minuto, Natalia Vera liquida la carrera y se adueña del quinto escalón, otra corredora que acelera a matar. 

La jornada culmina con un podio repleto de sonrisas y una invitación, por parte de Marisa Santone, a que todo el pelotón femenino junto con ella se suban al pedestal para ser retratadas por los fotógrafos. 

El triunfo es de todas. 

Nota realizada por Sofía EnecoizBLOG

Fotos: Ache, Antonella Dagnino, Sofía Enecoiz y Photobikeok

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instagram

Facebook

Twitter

























inicio