Estas Aqui
Home > Internacionales > Pogacar, imparable

Pogacar, imparable

Sin necesidad de una gran exhibición. Sin necesidad de marcarse una etapa épica, Tadej Pogacar (25 años) ha logrado una nueva victoria en el Giro de Italia, la tercera en ocho etapas, para ser más líder y ceñirse mejor a su cuerpo de 1.76 metros una maglia rosa que salvo desastre mayúsculo va a lucir hasta el último día en Roma. A ‘Pogi‘ le ha bastado con pasar al modo apisonadora para ir triturando a sus rivales y sentenciarlos cuando ha creído oportuno, a falta de 200 metros, después de que su equipo, de cuyo rendimiento había algunas dudas, haya trabajado a la perfección.

Tan sobrado va Pogacar. Tan seguro está de su superioridad y de sus fuerzas, que ha hecho que la primera etapa de máxima exigencia de la 107ª edición del Giro de Italia (5 estrellas, 152 km y 3.850 metros de desnivel) se cocinara a fuego lento.

Primer dejó hacer a la fuga inicial de 14 corredores, en la que se encontraban los corredores de Movistar Pelayo Sánchez, ya ganador de etapa en este Giro, y un recuperado Nairo Quintana. La diferencia de estos 14 osados nunca fue excesiva y el pelotón de los notables siempre la tuvo bajo control, en una etapa dura, cuya dureza era mayor tras la contrarreloj de ayer, y en la que había tres puertos de montaña, con la traca final en Prati di Tivo (1ª), donde Pogacar ya sabía lo que era ganar después de que lo hiciera en la etapa de la Tirreno-Adriático que finalizó aquí en el 2021.

Nueva etapa en los últimos 4.000 metros

El francés Valentin Pare-Peintre fue el más persistente en a escapada antes de ser devorado por un grupo de notables que se iba perdiendo unidades a medida que afrontaban la ascensión final a Prati di Tivo de 14 kilómetros, la séptima más larga de todo el Giro de Italia, con sus 14,7 kilómetros a un 7% de media. Cazado a 4 kilómetros de meta y con tres compañeros en cabeza del grupo, Pogacar esperó su momento.

Algún valiente como Arensman o Tiberi se movieron en los kilómetros finales, pero Pogacar les echó el lazo con facilidad. Majka le dijo a Pogacar cuando faltaban dos kilómetros si forzaba más el ritmo de ascensión, si aumentaba la velocidad, y el esloveno le dijo que no, que iba a esperar al final.

Y dicho y hecho. A falta de 200 metros se levantó de su bici y se fue a por una nueva victoria, menos espectacular de las que nos tiene acostumbrados, pero victoria al fin y al cabo para ser más líder. El tercer triunfo de este Giro y el noveno en 18 días de competición. No tiene rival.

CLASIFICACIONES COMPLETAS

Info: Mundo Deportivo

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instagram

Facebook

Twitter










inicio
Salir de la versión móvil