Estas Aqui
Home > Internacionales > Lucinda Brand, Campeona del Mundo de Ciclocross

Lucinda Brand, Campeona del Mundo de Ciclocross

Seguramente se esperaba algo más de igualdad, al menos en las primeras vueltas, entre las grandes favoritas al título mundial, pero un inoportuno resbalón de la defensora del título, Ceylin del Carmen Alvarado, en la primera curva del circuito rompió las cosas mucho antes de lo previsto.

Junto a la neerlandesa también se fue al suelo Sanne Cant, la tricampeona belga con la que nadie contaba, pero que rodaba en ese instante pegada a la rueda trasera de la corredora de origen dominicano. Con el grupo todavía muy compacto, esa caída produjo un pequeño corte que supo aprovechar, fortísima, Denise Betsema para poner tierra de por medio ya en el primer paso por la playa.

Contrariamente a lo que sucedió apenas una hora antes con los corredores Sub-23, las mujeres se enfrentaban a un tramo arenoso en el que la marea, en plena subida, cada vez dejaba menos espacio para rodar sobre una superficie dura, algo que, unido al fortísimo viento imperante, complicaba enormemente las cosas para ellas.

Lucinda Brand, que llegaba a Ostende algo desdibujada, trataba de evitar que su compatriota Betsema pudiera sentenciar antes de tiempo. Tras llegar a construirse un hueco que rozó los 15 segundos en el hipódromo, Betsema veía como Brand aprovechaba las zonas más rápidas del circuito para acercarse muchísimo a su rueda trasera, pasando por meta con sólo ocho segundos entre ambas.

Por fortuna para Brand, Annemarie Worst todavía tuvo las fuerzas para conectar con su compatriota y sumar sus fuerzas en las labores de neutralización. Betsema se resistió todo lo que pudo, pero finalmente vio como sus dos compañeras de la oranje acababan por darle caza mediada la tercera vuelta.

Worst se estaba mostrando, sobre todo en los tramos de arena, como la más poderosa de las tres de una forma muy consistente, pero nada más producirse la neutralización, la neerlandesa se fue al suelo viendo como sus dos compatriotas no dudaban en aprovechar el momento y apretaban un poco más el ritmo con el único objetivo de dejarla fuera de la pelea por un arcoíris con el que, a esas alturas del día, ya nadie más podía soñar.

Pese a verse, de repente, a algo más de diez segundos de la cabeza, Worst siguió mostrándose como la más entera de las tres corredoras que se iban a jugar el título. No se puso nerviosa y, poco a poco, fue recuperando parte del terreno perdido hasta que, poco antes de empezar la última vuelta, volvió a colocarse, junto a sus dos compatriotas, al frente de la prueba.

Betsema fue la primera que tuvo que decir adiós a sus opciones. Salió fuera de juego del tramo de playa y ya en el hipódromo estaba claro que serían Brand y Worst las que se disputarían el título. La igualdad era máxima y todo hacía pensar en un sprint final, pero Worst, superior en lo físico, pero muy fallona, volvió a irse al suelo negociando el último tramo revirado del circuito.

Brand no lo dudó y apretó el ritmo para abrirse un hueco de cuatro segundos que, finalmente, fue más que suficiente para celebrar su primer título mundial después de tres podios consecutivos.

DECLARACIONES

Lucinda Brand. «Sabía de antemano que nunca debía rendirme. Sin duda fue una carrera pura de resistencia. La última vuelta fue muy emocionante. Desafortunadamente, Worst cayó. Tomamos diferentes líneas, pero aún así nos tocamos. El codo era el punto más débil a golpear en ese momento. Nunca es divertido que ocurra eso y me hubiera gustado de otra manera. Aún así esto es muy especial, aún no me doy cuenta de lo logrado. Después de tantos años, es genial tener el arcoíris ahora. Después de tantos años de arduo trabajo, finalmente ha sucedido. Voy a disfrutarlo».

Annemarie Worst. «Estoy menos decepcionada que el año pasado. La temporada ha sido un poco peor que la del año pasado, así que mi objetivo era terminar bien el Mundial aquí. Competir en un Mundial es siempre una carrera aparte, así que lo di todo. Con respecto al toque entre ambas, solo decir que todo puede suceder en el fragor de la batalla. Estuvimos bien emparejadas y es una lástima que haya pasado esto, pero puede suceder porque el recorrido era realmente resbaladizo especialmente en ese tramo. Me sorprendió, no esperaba que ella pasara por ahí, pero ciertamente estoy satisfecha con mi carrera. Es una pena que no haya ganador».

CLASIFICACIÓN

1BRAND Lucinda32BALOISE TREK LIONS46:53
2WORST Annemarie267770:08
3BETSEMA Denise28PAUWELS SAUZEN – BINGOAL0:19
4HONSINGER Clara240:52
5KASTELIJN Yara24CREDISHOP – FRISTADS1:04
6ALVARADO Ceylin Del Carmen23ALPECIN – FENIX1:12
7RICHARDS Evie24TREK FACTORY RACING CX1:13
8CANT Sanne31IKO – CRELAN1:43
9BRANDAU Elisabeth362:07
10MAJERUS Christine342:08

SUB 23

Nada más darse la salida quedó claro que la carrera iba a ser un duelo entre los dos combinados más fuertes presentes hoy en Ostende: Bélgica y Países Bajos. Apenas media vuelta precisaron los integrantes de esas dos selecciones, con la única compañía del británico Ben Turner, para abrir hueco y dejar al resto de corredores peleando por las migajas de un mundial en el que los diez primeros puestos se iban a repartir entre el siempre potente ciclocross BeNed.

Pim Ronhaar, Mees Hendrikx, Tim Van Dijke y Ryan Kamp eran los neerlandeses que, tirando a bloque, se llevaban con ellos a los belgas Timo Kielich, Toon Vandebosch, Anton Ferdinande, Emiel Verstrynge y Niels Vandeputte. No hubo, ni mucho menos, momentos para jugar o estudiar a los rivales. La táctica de los dos equipos, corriendo sorprendentemente sin individualismos, era clara: elevar el ritmo todo lo posible hasta, literalmente, reventar a la mayor cantidad de rivales posibles.

En el fondo, era un sálvese quien pueda porque según iban cayendo los kilómetros también lo iban haciendo las fuerzas de unos y otros. Caían, víctimas tanto del fuego enemigo como del amigo, los corredores uno tras otro hasta que poco antes de llegar al ecuador de la carrera Pim Ronhaar conseguía, en el penosísimo paso por la playa, abrir un pequeño hueco de apenas tres segundos respecto a un trío en el que Kielich y Vandenbosch trataban, a la vez de no dejar que el líder abriera mucho más hueco, eliminar a Van Dijke de la ecuación.

El corredor oranje, pese a poder permitirse el lujo de rodar a rueda de los dos belgas protegiendo las opciones de su compañero, que iba aumentando muy poco a poco su renta sin llegar a tener nunca una diferencia netamente suficiente, tuvo que rendirse mediada la cuarta vuelta y dejar marchar a sus dos rivales.

El fortísimo viento que soplaba desde el mar del norte provocaba que cada vez que los ciclistas bajaban el impresionante puente que une la tierra firme de Ostende con la playa el panorama de la carrera cambiara casi por completo.

A dos vueltas para el final, Ronhaar seguía golpeando con saña sus pedales mientras que Kielich, que ya no contaba con la compañía de Vandenbosch, peleaba por no permitir que la renta del neerlandés se fuera más allá de los diez segundos. Mientras, sólo unos metros por detrás, Ryan Kamp aprovechaba cada paso por el hipódromo para acercarse un poco más a los puestos de cabeza de los que un par de errores en la primera parte de la jornada le habían alejado.

Sin embargo, un resbalón en la escalera volvió a dejar KO a Kamp, al que parecía que su condición de favorito se le atravesó por completo hoy en Ostende. Sin su protección por detrás, a Ronhaar no le quedó más remedio que no dejarse absolutamente nada en el depósito y tratar de construirse una ventaja suficiente como para que las lógicas dudas de la última vuelta, cuando los dos belgas iban, seguro, a comenzar a pensar más en sus propias opciones que en el trabajo en equipo. Y lo cierto es que la cosa dio sus frutos.

Ronhaar inició el último giro con algo más de 20 segundos de ventaja. El golpe estaba dado y, además, Kamp había podido enlazar de nuevo con el dúo perseguidor, dejándole ya el título en bandeja a su compañero de selección. No fue, claro está, una cómoda vuelta de honor para el nuevo campeón del mundo, pero sí pudo Ronhaar disfrutar de unos últimos kilómetros de lucimiento personal sin que sus rivales le dieran muchos dolores de cabeza.

Kamp, con una reacción espectacular, supo soltar a los dos belgas para asegurarse el subcampeonato dejando a Kielich con la medalla de bronce.

En cuanto a la participación española, la carrera de terminó muy pronto. Iván Feijoo, que salía desde la primera fila, llegó al primer paso por la playa en el grupo de los mejores. Daba la sensación que el gallego iba a poder meterse, como ya hizo el pasado año, en la pelea por los puestos de honor, pero sus posiciones no tardaron en comenzar a hundirse hasta convertirse, por desgracia, en el primer abandono de este mundial.

CLASIFICACIÓN

1RONHAAR Pim20Pauwels Sauzen – Bingoal49:47
2KAMP Ryan21Pauwels Sauzen – Bingoal0:08
3KIELICH Timo22Credishop – Fristads0:14
4VERSTRYNGE Emiel19Tormans Cyclo Cross Team0:19
5VANDEBOSCH Toon22Pauwels Sauzen – Bingoal0:31
6HENDRIKX Mees21Credishop – Fristads0:33
7FERDINANDE Anton21Pauwels Sauzen – Bingoal0:55
8VANDEPUTTE Niels21Alpecin – Fenix1:01
9TURNER Ben22Trinity Racing1:20
10VAN DIJKE Tim211:21

Info: Ciclo 21

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instagram

Facebook

Twitter





inicio
Salir de la versión móvil