Estas Aqui
Home > Internacionales > El doctor de Trek-Segafredo explica cómo afronta el equipo las nuevas circunstancias

El doctor de Trek-Segafredo explica cómo afronta el equipo las nuevas circunstancias

Para un deporte donde los atletas y el equipo conviven en muchos países diferentes, las carreras siguen un calendario internacional y todos los involucrados cambian de hotel cada pocos días, la nueva realidad del coronavirus plantea un gran desafío para las competiciones seguras. Incluso cuando se han implementado medidas extraordinarias, éstas deben evolucionar constantemente para mantenerse al día con los cambios relacionados con el virus.

Este es el panorama para las carreras de 2020, y el médico jefe de Trek-Segafredo, el Dr. Gaetano Daniele, explica cómo el equipo se está preparando para mantenerse seguro en este entorno sin precedentes.

“El distanciamiento social, los dispositivos de protección y las buenas prácticas son conceptos que han sido parte de nuestras vidas durante meses. Ahora, con el reinicio de las carreras, también se han convertido en parte de la vida diaria de un equipo ciclista. Nuestro enfoque ha cambiado, al igual que en todo el mundo”, afirma el Dr. Daniele. Junto con sus colegas de Trek-SegafredoJens Hinder, Emilio Magni y Scott Major, han abordado los aspectos más delicados en el regreso a las carreras: la salud y la seguridad del equipo.

Trek Segafredo

«Desde que la temporada se suspendió en marzo, ha sido complicado definir un protocolo de protección para minimizar los riesgos de infección y correr con la mayor serenidad posible», explicó el Dr. Daniele.

“En comparación con otros deportes, que pueden reunir sus actividades en un solo lugar y aislarse del resto del mundo, como el baloncesto, el ciclismo tiene muchas variables y complejidades. Los ciclistas y el personal viven dispersos principalmente en Europa, las carreras se llevan a cabo en diferentes países, a veces separados solo por unos pocos días, y la gente duerme en hoteles que, en muchos casos, cambian todos los días. Por último, pero no menos importante, todo esto sucede en un marco de situaciones extraordinarias de atención médica en todas partes y en continua evolución”.

La UCI, el organismo rector mundial del ciclismo, ha elaborado un protocolo de normas y obligaciones. El primero es para los equipos y debe respetarse estrictamente para ser admitido en la línea de salida; el segundo es para los organizadores y debe seguirse para garantizar la salud de todos los involucrados en el evento, incluidos los seguidores o el público.

«El concepto básico que se ha introducido es la llamada ‘burbuja de salud’, es decir, un pequeño grupo de personas potencialmente no infecciosas. Cada equipo representa una burbuja y, juntos, crean un entorno protegido que permite a las personas operar de manera segura y minimizar el riesgo de infección”, continuó el Dr. Daniele

«Para ser admitido en una burbuja, la UCI requiere que los corredores y el personal del equipo, de 16 a 20 personas por carrera, tengan dos pruebas de hisopo con resultados negativos, seis días y tres días antes de una carrera. Luego, se requiere monitorear la temperatura de cada individuo, mañana y tarde, y una compilación diaria de un cuestionario para excluir los síntomas que podrían levantar una bandera roja. El médico del equipo es responsable de todos estos procedimientos para certificar su corrección de acuerdo con el médico jefe de UCI».

“El otro aspecto sustancial, a cargo de los organizadores, es el entorno en el que se lleva a cabo el evento. El inicio y el final de las carreras serán muy diferentes de lo que estamos acostumbrados a experimentar. El público, los medios y los invitados tendrán restricciones en el acceso a las áreas del equipo, para evitar reuniones y no afectar la burbuja de salud. En los hoteles, se requiere que solo un equipo pase la noche o, en el caso de instalaciones grandes, cada grupo se quede en alas bien separadas y cada persona tenga una habitación individual. Se deben configurar áreas dedicadas para comidas en equipo, sin buffet y solo con servicio de mesa. La higiene de las habitaciones se supone de acuerdo con las leyes de cada país”, explicó el Dr. Daniele.

Trek Segafredo

Además de este protocolo, el personal médico de Trek-Segafredo ha decidido tomar más medidas. “La primera regla, la más simple y mejor conocida, pero también la más incisiva, se refiere a los buenos hábitos: lavarse las manos con frecuencia, desinfectarlas, mantener las distancias con las personas fuera de la burbuja y usar la máscara en los espacios públicos. Lo repetiremos sin cesar y, como recordatorio, les hemos dado a todos un spray desinfectante recargable y dos máscaras lavables, creadas por Santini, así como dispensadores de desinfectante en cada vehículo. Hemos eliminado la sala de comida para los refrigerios de los corredores al final de las carreras, que normalmente estaba en una habitación del hotel. Hemos impuesto la desinfección diaria de todos los vehículos y el acceso limitado al autobús a un número limitado de personas».

Es difícil negar que el esfuerzo para minimizar el riesgo y permitir un reinicio seguro ha sido considerable. Y el Dr. Daniele, después de meses intensos, es consciente de que el equipo no ha dejado nada al azar.

“Desde nuestro manager general Luca Guercilena hacia abajo, vi a todos trabajando duro para reorganizar el equipo y su logística, con el objetivo de estar listos para las carreras y salvaguardar la salud de las casi cien personas que trabajarán en los próximos meses. Podemos decir que estamos satisfechos, pero el nivel de atención siempre estará en su nivel más alto».

“Aunque en muchos países la emergencia de Covid-19 se ha reducido en tamaño, el virus no ha desaparecido. Todos debemos ser conscientes de esto y actuar juntos. Si cada componente (equipos, UCI y organizadores) hace su parte, tendremos las condiciones para terminar la temporada sin problemas. Las reglas han sido escritas, los protocolos elaborados, ahora viene la parte más difícil: ponerlos en práctica».

“Tenemos que lidiar con la realidad de los hechos. Teniendo en cuenta las dificultades logísticas de nuestro deporte, sus peculiaridades y las situaciones de salud que están experimentando algunos países, creo que la UCI ha elegido una forma complicada para garantizar la prevención de riesgos. En particular, las pruebas de hisopos, que a veces requerirán un esfuerzo extremo y exagerado para garantizar el cumplimiento. Todos estamos de acuerdo en que son necesarios. Sin embargo, la elección de no establecer una estructura única capaz de cubrir las pruebas para todos los equipos justo antes de las carreras y confiarla a las instalaciones de salud locales privadas y públicas, con restricciones de acceso y operación, no es óptima en mi opinión. Por nuestra parte, como Trek-Segafredo, estamos satisfechos y confiamos en nuestras acciones. La esperanza es que ocurra lo mismo en todas las facetas del deporte».

Info: Ciclismo a Fondo

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instragram

Facebook

Twitter










inicio
Salir de la versión móvil