Estas Aqui
Home > Sociales > ¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LOS ASTRONAUTAS Y LOS CICLISTAS PROFESIONALES?

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LOS ASTRONAUTAS Y LOS CICLISTAS PROFESIONALES?

Un largo viaje espacial puede parecer algo muy divertido e interesante, pero los efectos secundarios de permanecer de manera prolongada en un ambiente sin gravedad pueden llegar a ser muy negativos. El principal problema, según señala los expertos de la NASA, es que debilita los huesos del cuerpo humano, ya que los astronautas pueden llegar a perder un 2% de su masa ósea por mes.

Resolver esta cuestión ha sido un auténtico quebradero de cabeza durante años para los médicos y ahora parece que los investigadores de la Universidad de Durham han encontrado una posible solución… gracias a los ciclistas profesionales. Un estudio publicado en la revista BMJ Open Sport & Exercise Medicine revela que estos corredores pueden perder una cantidad similar de densidad ósea durante una temporada.

Los corredores pueden perder durante la temporada una cantidad de masa ósea similar a la de los astronautas

Según explican los autores del análisis, el principal culpable de esta pérdida es algo llamado “deficiencia relativa de energía en los deportes (RED-S)”. “El RED-S no solo pone a los ciclistas en riesgo de sufrir fragilidad ósea y tener fracturas, sino que también puede afectar negativamente a los resultados obtenidos en sus carreras”, añaden.

El dato positivo es que el grupo de científicos encabezado por el endocrinólogo Nicola Keay ha detectado una manera efectiva para combatir esta circunstancia, y esta vinculado con la alimentación. La alimentación adecuada antes, durante y después del entrenamiento marcó la diferencia, incluida la ingesta de proteínas y carbohidratos tras los primeros 30 minutos de las largas sesiones de práctica.

Los científicos han detectado una manera para combatir esta circunstancia, y esta vinculada con la alimentación

“Los ciclistas que han mejorado su ingesta nutricional y agregado ejercicios de fuerza a su entrenamiento -escriben los autores- han ganado en su rendimiento en la carrera, ganando un promedio de 96 puntos más en el circuito británico durante seis meses, en comparación con aquellos que no adaptaron su plan de entrenamiento”.

Su densidad ósea en la zona lumbar -que presentaba tasas de pérdida similares a las de los astronautas que realizan dos horas diarias de ejercicio simulado por gravedad en la estación espacial internacional- también fue mucho mejor en comparación con los ciclistas que no cambiaron ni su dieta ni su plan de entrenamiento.

Los ciclistas que agregan ejercicios de fuerza a su entrenamiento y mejoran su ingesta nutricional ganan en rendimiento

Los investigadores recomendaron, entre otras cosas, que los 45 atletas que participaron en el experimento tomaran batidos a base de leche para reabsorber el calcio, además de realizar ejercicios de fuerza que incluían unos minutos de “salto multidireccional”, que también han demostrado ser efectivos en las personas mayores.

Aún así, no todo fue positivo durante el estudio. El principal problema fue que los autores del análisis se encontraron con las reticencias de algunos ciclistas que “dudaron” a la hora de hacer cambios en sus rutinas. Creían que reducir su peso corporal iba a mejorar sus resultados durante la temporada. “Pero (este comportamiento) no obtuvo el resultado deseado, ya que sufrieron fatiga, enfermedades y lesiones (incluidas las fracturas)”, indican.

El principal problema fue que los autores del análisis se encontraron con las reticencias de algunos ciclistas

“Los ciclistas de élite a menudo siguen una dieta que no incluye suficiente alimentos energéticos para la cantidad de ejercicio que hacen. Esto se basa en la creencia que tener un peso corporal bajo dará una ventaja sobre la bicicleta. Sin embargo, nuestra investigación muestra que solo funciona hasta cierto punto”, añaden.

Si el cuerpo no obtiene suficiente energía, la formación ósea es limitada y puede conducir a la pérdida de masa y a las fracturas, incluso a través de las caídas más leves. “Por eso es importante detectar los signos tempranos de RED-S para que los atletas puedan hacer cambios en sus rutinas”, concluyen.

Si el cuerpo no obtiene suficiente energía, la formación ósea es limitada y puede conducir a la pérdida de masa y a las fracturas

Info: La Vanguardia

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instragram

Facebook

Twitter








Deja un comentario

inicio