Archivo de la etiqueta: Valeria Pintos

22728704_10212453338666993_7113399213329434130_n

LANGONI GANÓ EN LA DESPEDIDA DE VALE PINTOS

La Peña Ciclista Saúl Morales con fiscalización de la Asociación Regional La Plata, realizó en el circuito Astronomía del paseo del Bosque Platense el Gran Premio Diagonales Race “Despedida oficial de Valeria Pintos”.

La prueba central para Elite y Sub 23 que estableció un recorrido de 100 vueltas al trazado platense para completar 150 kms. de carrera, fueron doce los pedalistas que se separaron del grupo mayoritario y en la definición prevaleció el Platense Diego Langoni sumando otra victoria para la escuadra Ciudad de Chivilcoy, el segundo escalón del podio fue para Raúl Turano del Jea Construcciones de Pergamino y el tercero fue el olavarriense Pablo Alfredo Brun, del Mirasal

Info y Foto: Carlos Contreras

Relacionadas
Diego Langoni
Valeria Pintos
La Plata

4dc5863816839ValeriaMullerARG1

LAS CHICAS SE PREPARAN PARA EL GRAND PRIX

El ciclismo y Valeria Muller van de la mano. Cuando a los 23 años la santafesina decidió subirse a una bici y comenzar a competir nunca imaginó que iba a ser la más ganadora de la historia del ciclismo nacional. Tiene 25 títulos argentinos. Récord que hasta el momento nadie pudo superar, ni el mismísimo Juan Curuchet, que ostenta 16 cetros nacionales.

Valeria empezó de grande con la actividad ciclística. Siempre hizo deporte. Fue campeona provincial de atletismo y campeona zonal de natación. Su papá, amante de salir a andar en bicicleta la convenció para que se prendiera y a Valeria le gustó el desafío. Y se dieron cuenta que la chica tenía pasta y condiciones. La base que le había dejado la natación y el atletismo ayudaron para que el progreso fuera más rápido.

En el primer Argentino que participó finalizó séptima. Al año siguiente el torneo fue en su Esperanza natal. Y allí Vale se consagró como la mejor -le ganó a Lorena Colman-. Subió al escalón más alto del podio y ahí comenzó una serie de éxitos que todavía perdura.

Es una máquina de ganar. En pista. En ruta. En lo que venga, siempre subía al escalón más alto del podio. Todavía es dueña del récord argentino de la persecución individual. Lo hizo en Mar del Plata y después lo bajó en Mendoza: 3’57/48.
La contrarreloj y la persecución individual son el caballito de batalla de Valeria.

La sucesión de éxitos la llevaron a los Panamericanos donde consiguió cuatro bronce. Ganó los ODESUR de Brasil y estuvo en dos mundiales, Australia y Dinamarca y quedó entre las mejores 25 del planeta. También participó en una fecha de la Copa del Mundo.

Todos estos logros de Valeria no son por azar o suerte. Es premio al trabajo y al sacrificio. Porque esta ciclista que hoy tiene 38 años y sigue vigente y en los primeros planos, siempre la luchó para estar en la elite.

Cuando en 1999 consiguió el título en su localidad, por la tarde volvió a correr, se cayó y sufrió fractura en la órbita del ojo. Nada fue fácil. Después hizo un impasse cuando en 2003 fue mamá. Su hijo Santiago le dio más fuerza para seguir adelante. Siempre con el apoyo de Ariel, su marido, su puntal incondicional al igual que toda la familia.

A los 38 años vendrá a San Luis el 20 de enero para correr el Grand Prix Femenino que organiza el Club Estancia Grande. Una carrera que puede marcar un ante y un después en las mujeres, que vienen reclamando a gritos un calendario más fluido para llegar de la mejor forma a las citas internacionales.

Después para Valeria vendrá el Panamericano de México en febrero; y un mes más tarde el Argentino de ruta.
Trabaja ocho horas por día en la zapatería de su suegro. A la siesta entrena y también es mamá y esposa. Es muy grande el sacrificio, pero esta guerrera del ciclismo tiene un corazón enorme y una garra que hace que siga vigente y en los primeros planos.

“Más difícil que llegar es mantenerse. Hace quince años que compito a nivel profesional y el esfuerzo es muy grande, pero con el apoyo de mi familia todo se hace más fácil”, dice Valeria que se siente orgullosa de todos sus logros.

Valeria Muller es sinónimo de ciclismo. Empezó con el atletismo. Siguió con la natación y un día se dio cuenta que lo suyo era la bicicleta. Probó suerte y vaya si acertó.

Valeria Pintos, talento y belleza sobre dos ruedas

A los 16 años comenzó el romance con el ciclismo. Y a los seis meses de hacer sus primeras armas en la pista fue podio en una carrera, lo que le valió la convocatoria a la Selección Nacional. Hoy con 33 años es dueña de seis títulos argentinos, un ODESUR, un subcampeonato panamericano y cuenta con cinco Giro de Italia. Es Valeria Pintos, la cara bonita, que tiene el deporte del pedal nacional y que estará en San Luis compitiendo en el Grand Prix Femenino que organiza el Club Ciclista Estancia Grande.

Valeria se siente más cómoda en la ruta. Si bien es cierto la pista también la seduce, su hábitat natural es la ruta. Las competencias de fondo.
Cuando papá Lauro, dueño de una bicicletería y corredor actual, vio que su hija había tomado en serio el deporte, le prestó una bici. Y desde entonces no se bajó más. Las rutas de Argentina y Valeria van de la mano. Pero en 2001, viendo que en el país la actividad no era muy fluida, decidió emigrar a Europa, más precisamente a Italia, donde permaneció hasta 2006 corriendo en el Viejo Continente y siendo parte de cinco Giros de Italia.

“La actividad en Europa es muy buena. Corría todos los fines de semana con más cien ciclistas. Eso me dio la continuidad que no tenía en Argentina. Fue muy duro, pero la experiencia valió la pena y fue altamente positiva”, dijo con voz firme y segura.

Ahora la cabeza está puesta en el Grand Prix Femenino que será el 20 de enero en La Punta bajo la organización del Club Ciclistas Estancia Grande. Esta prueba le dará más ritmo para lo que viene y lo que viene es el Panamericano de México que será del 5 al 12 de febrero, y una vez más como hace ya varios años, tendrá entre sus filas a Valeria Pintos, una capitalina que vive por y para la bici.“Medio día trabajo en la bicicletería de papá y el otro tiempo lo uso para entrenar. Amo el ciclismo y es muy bueno lo que hace la gente de Estancia Grande. Con la movida que le da el Tour y las Vueltas Master, pensé ¿y nosotras para cuándo? y ese tiempo llegó, el 20 de enero las mujeres tendremos nuestra propia carrera. Ojalá sea el punto de partida para que tengamos más continuidad”, sentenció.

A pesar de los logros que consiguió en su extensa carrera, Valeria tiene la humildad como bandera. Es perfil bajo y familiera. Escucha mucho los consejos de papá. No es para menos. El amor incondicional se nota y es evidente.

Las seis temporadas en Europa le dejaron una gran enseñanza. Todos los días sale a pedalear y sabe que el entrenamiento es el puntal principal para seguir con la cosecha de éxitos. “El día que no tenga más ganas de entrenar, no corro más y listo. Me tomo todo con seriedad y el ciclismo es parte de mi vida”, aseveró.

Cuando a los 16 años cursaba el cuarto año del secundario y decidió subirse a una bici para competir, nunca imaginó que a los seis meses estaría en un podio, que iba a representar al país y que conseguiría tantos títulos.

Valeria Pintos, la cara bonita del ciclismo, tiene talento, profesionalidad y por sobre todas las cosas, humildad.

Cristina Greve, una de las figuras del Grand Prix

Mientras los ojos del mundo están depositados en el VII Tour de Ciclismo que se disputará del 20 al 27 de enero en San Luis, el Club Ciclistas Estancia Grande organizó para la previa un Grand Prix Femenino que se correrá en La Punta y una de las máximas figuras que estará será la correntina Cristina Greve, que fuera nueve veces campeona argentina en juveniles y repitiera ese logro en tres oportunidades en elite.

Ya hay 53 inscriptas para la cita del 20 de enero, aunque los organizadores confían en llegar a 150 para el día de la competencia. Y mientras la danza de nombres sigue rondando, la que ya confirmó que estará es Cristina Greve.

Con 25 años parece una experimentada del deporte pedal. Lo que sucede es que la correntina comenzó de muy chica con la bici. A los 12 años empezó en el mountain bike, un tío suyo estaba en la comisión y la curiosidad la llevó a subirse a una bicicleta. Después sintió más seducción por la pistera y pasó de las ruedas anchas a las finas.

El primer tiempo no fue positivo porque no se le daban los logros, pero insistió y de tanto entrenar los resultados comenzaron a llegar como por arte de magia. Consiguió nueve títulos argentinos en juveniles. La supremacía fue muy grande, pero cuando pegó el salto a elite le costó el cambio de categoría, hasta que se adaptó y consiguió tres coronas nacionales.Los títulos en juveniles y en elite hicieron que la convocaran para la selección argentina. Del 5 al 12 de febrero estará compitiendo en el Panamericano de México. Y esta competencia en La Punta le servirá para llegar de la mejor manera a un campeonato que tiene mucha historia y donde Cristina quiere ser protagonista.

Corre en ruta y en pista, pero se siente más cómoda en la pista y en las pruebas de fondo. La vuelta por puntos y el scratch son las modalidades que mejor le sientan a esta chica que además de ser una gran deportista, es mamá de Ramiro y esposa de Leandro Botasso, uno de los mejores velocistas que tiene la Argentina. Y como si esto fuera poco, Cristina cursa el tercer año del profesorado de educación física. Vive en Bell Ville y viaja todos los días a Villa María para estudiar.

“El esfuerzo es muy grande. A la mañana entreno. A la tarde viajo a Villa María para cursar mis estudios y a la noche ordeno la casa para que quede todo bien para el otro día. El sacrificio es grande, pero por suerte tengo el apoyo de mi esposo que también es ciclista, entonces las cosas se simplifican”, dice Cristina.

Cuando en juveniles fue campeona argentina en persecución individual, con récord incluido, siempre pensó que lo mejor estaba por venir. Esta correntina que hace un par de años eligió Bell Ville para apostar a la familia, tiene unas condiciones bárbaras. Posee talento y agallas. Cada vez que se cayó se levantó. En 2007 en el Panamericano de Río de Janeiro, una caída, le produjo fractura de pelvis, pero el amor por el ciclismo hizo que la recuperación fuera rápida y al poco tiempo estaba rodando en un velódromo.

Cristina Greve, de chiquita se enamoró de la bicicleta, y ese romance todavía perdura. El Grand Prix femenino que se correrá en La Punta el 20 de enero y que tendrá dos categorías, menos de 35 años y más de 35 años, contará con las mejores exponentes de Argentina.

El Club Ciclistas Estancia Grande quiere dejar su huella. Esta competencia puede ser el punto de partida para que las chicas tengan un calendario más fluido y de esta manera consigan el rodaje necesario para tener más chances en el plano internacional. Cristina Greve les hizo un guiño a los organizadores y estará en La Punta.

Info: El Diario de La República

Relacionadas
Valeria Muller
Valeria Pintos
Cristina Greve
San Luis