Estas Aqui
Home > MTB > LA FIESTA DEL CICLISMO QUE SE FUE DEL PAÍS PERO SUEÑA CON VOLVER

LA FIESTA DEL CICLISMO QUE SE FUE DEL PAÍS PERO SUEÑA CON VOLVER

El evento de ciclismo más importante para los bikers amateurs y profesionales tenía todo listo para volver a la Argentina en este 2019. Sin embargo, los vaivenes en la economía y los mercados terminaron por darlo de baja para concentrarse solamente en Brasil, mercado en el que también se había instalado desde hace varios años. Y allí se realizó este fin de semana pasado.

El Shimano Fest combina competencia, exposición, shows y con el correr del tiempo se había convertido en un encuentro insoslayable para la creciente comunidad biker latina. No son pocos los que lo comparaban con el reconocido festival Sea Otter de Estados Unidos.

En sus inicios, el evento se hacía en conjunto entre Brasil y la Argentina. En nuestro país hubo cinco ediciones, pero desde hace un tiempo la empresa de componentes para bicicletas prefirió evitar riesgos e ir a lo seguro. Más allá del impacto para el ciclista urbano, esto también tiene consecuencias al nivel de los atletas. 

Además de las exposiciones de diversas marcas y actividades, no faltó la competencia.

Además de las exposiciones de diversas marcas y actividades, no faltó la competencia.

A la hora de pensar las ventajas de tenerlo en el país, Luciano Caraccioli, referente del mountain bike argentino y cuatro veces mundialista, explica: “Están muy bien organizados, tienen una logística importantísima y para el corredor es importante porque está en un evento de mucho nivel, y es una vidriera muy importante porque están todas las grandes marcas”.

Lucho participó de varias ediciones, incluyendo una que tuvo lugar en Colombia, donde se midió con los mejores exponentes del ciclismo latinoamericano y lo recuerda como una experiencia muy positiva. “Siempre es bueno estar porque podés enterarte de las últimas novedades, lo que está por venir, hay espectáculos y un gran nivel de competencia”, agrega el nacido en General Madariaga.

A nivel calendario, además, el Shimano Fest representa una de las grandes citas para el ciclismo femenino, que no siempre logra la misma visibilidad en cuanto al apoyo que recibe, ya sea desde los sponsors hasta el lugar central de las competencias.

“Era un evento muy esperado por todas las ciclistas, tanto a nivel publicitario como deportivo. Nos permitía presentarnos ante la comunidad ciclista y frente a las marcas y era un gran espectáculo al que todas las chicas apuntábamos. Se trata de una de las pocas carreras en las cuales había categoría damas, un objetivo de alta importancia para prepararnos y mejorar nuestro nivel deportivo”, explica Antonella Leonardi, quien por estos días participa en los Juegos Parapanamericanos de Lima en las especialidades de tándem en ruta y pista.

Los ganadores de uno de los eventos que se llevó a cabo en el Shimano Fest.

Los ganadores de uno de los eventos que se llevó a cabo en el Shimano Fest.

Verónica Martínez, 17 veces campeona argentina y actual mánager del equipo Ladies Power, agrega: “Se perdió un evento a nivel nacional para las marcas y los expositores. El hecho de la entrada gratuita, además, permitía a mucha gente que no entendía del deporte entrar a ver de qué se trata. En lo deportivo, el empuje de la marca que organiza el festival es importante porque es un sponsor que se ha comprometido con el ciclismo, en especial con el femenino, que casi no tiene patrocinio”.

Que la Shimano Fest no haya vuelto a la Argentina tiene varias explicaciones. Por un lado, el gran volumen del mercado brasileño, donde las empresas cuentan con mayores facilidades para invertir allí, teniendo en cuenta que el horizonte económico presenta una mayor estabilidad.

Basta recordar el cepo, las trabas a las importaciones y la última escalada del dólar para explicar la decisión. Así las cosas, para volver a verlo en Buenos Aires, habrá que seguir esperando. No obstante, teniendo en cuenta que la industria tuvo un repunte durante los últimos meses, el sueño de la sede local es que vuelva prontamente al país.

Al cabo, la edición 2019 fue la décima del Shimano Fest. Se desarrolló en San Pablo, en un predio de 22 mil metros cuadrados, y durante cuatro días pasaron por allí unos 40 mil amantes de la bici. Además de ser un lugar ideal para generar negocios y desarrollar la industria biker, es una ocasión única para el público en general, que solo debía presentar un alimento no perecedero para ser parte de la fiesta.

“El objetivo del festival, al igual que nuestro principal objetivo como marca, es el de desarrollar la cultura de la bicicleta en nuestra Patria Grande con un espectáculo libre y gratuito para el público, y al costo para sus expositores, cosa que dio sus resultados con creces”, explica Nicolás Muszkat, quien no sólo es director de ventas y marketing para Shimano Latinoamérica sino que también compite habitualmente en las distintas carreras que se organizan.

El evento contó con test drives (pruebas de «manejo») de diferentes modelos y tipos de bicicletas, el desafío Short Track -una modalidad de mountain bike con la participación de 200 atletas federados-, pruebas de saltos y free style, bandas musicales, un recorrido especial en pista para los ciclistas más chiquitos y múltiples puestos de comidas y bebidas locales. Un encuentro verdaderamente atractivo para la cultura del ciclismo, tanto a nivel deportivo como urbano, que desde hace algunos años se extraña por estas tierras.

Info: Clarín

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instragram

Facebook

Twitter








Deja un comentario

inicio