Estas Aqui
Home > Ruta y Pista > CAPELLA, FARID Y NATALIA: UNA HISTORIA DE AMOR Y SUPERACIÓN

CAPELLA, FARID Y NATALIA: UNA HISTORIA DE AMOR Y SUPERACIÓN

Farid Suárez y Natalia Vera están viviendo un sueño. El rafaelino y la beltranense viajaron a Suiza, donde entrenarán en el Centro que la UCI posee en Aigle.

Pero toda historia tiene un comienzo. Ambos llegaron muy chiquitos al Club Ciclista Rafaela, donde la familia Capella los cobijó y les dio las herramientas necesarias para que pudieron volar solos. La hermosa foto de Norberto con los chicos con la que arranca esta nota habla por sí sola…

Por eso quisimos dialogar con el querido Dani Capella, para conocer a fondo esta hermosa historia de amor y superación.

CICLISMO XXI: ¿Qué recordás de la llegada de ambos?

Daniel Capella : «A Farid lo recuerdo corriendo una carrera de MTB en el Club Ciclista. En ese momento hablé con su papá, a quien me costó convencerlo ya que él entrenaba con un grupo de amigos y yo le proponía dar un salto en su forma de entrenar que a veces a los padres los asusta un poco. Con Naty fue al revés, en este caso su papá Domingo me insistía que entrene a su hija, yo la veía en los Infanto y se notaba que le sobraba talento. La invitamos a venir a Rafaela por dos semanas en enero del 2016 y se terminó quedando a vivir. Ese verano hacía comidas para pagarse sus gastos personales y poder quedarse más tiempo a entrenar. Es hermoso ver el talento sobre ruedas de rayos comunes y bicis de acero (material sencillo) y con tiempo y trabajo pulirlos y darles el material y los elementos necesarios para que vuelen».

CXXI: ¿Qué cualidades les ves a cada uno y qué aspecto les queda por mejorar?

DC: «La principal cualidad de ambos es el carácter, la actitud de querer mejorar y abrirse camino. Ambos viven solos hace 2 años: Farid en su casa y Naty en el Club Ciclista, a 500 kilómetros de su familia. Los dos han salido adelante en la vida y en el deporte por su personalidad ganadora. Obviamente tienen muchas cualidades atléticas que les permiten marcar récords y ganar medallas, pero a eso se le debe sumar la conducta intachable que vienen teniendo desde hace tres años y su personalidad ganadora. Para mejorar de aquí en adelante es clave el roce de competencias internacionales, estar concentrados en el mejor lugar del mundo, con los mejorares profesionales en el área de velocidad los hará muy profesionales. Les falta madurar más, son muy jóvenes y por eso este viaje es perfecto en esta etapa de su carrera deportiva. Sera un trampolín para ellos…».

CXXI: ¿Cómo se dio la llegada al Centro de la UCI?

DC: «Gabriel Curuchet es el principal responsable de la llegada a la UCI. Hace años que Argentina está enviando al Centro a ciclistas a prepararse, esto es gracias a gestiones y relaciones que brinda Gabriel. El año pasado estuvimos concentrados con el proyecto Buenos Aires 2018 y el trabajo de Martín Ferrari y Walter Pérez también fue clave para abrirles las puertas a ellos. La FACPyR viene trabajando muy bien es este aspecto de facilitar a ciclistas la llegada a Europa, ya sea para correr en ruta o para ir al Centro a preparar los Mundiales junior. Marcelo Lanzi también hizo las gestiones en estos meses para que ellos puedan estar hoy en Suiza. Esto es un trabajo en equipo y todos aportamos un granito para exportar ciclistas: desde el entrenador, el Club Ciclista Rafaela al que representan, pasando por FACPyR y la UCRA».


CXXI: ¿En qué especialidades los ves con más futuro?

DC: «Está claro que ambos pertenecen al área de velocidad. Farid ha dado señales que debe especializarse en el kilómetro, hacer 1’00 es muy groso y bajar el récord de Miguel Clavero es más destacable aún. Pero el kilómetro no es prueba olímpica, por eso deberá inclinarse por el keirin, que es donde más le tengo fe. La velocidad en el mundo es muy difícil, tiene personalidad, físico y potencia para mejorar en el keirin e intentar la hazaña de participar en un Juego Olímpico. Natalia es más versátil, tiene tantas condiciones que podría correr en el futuro el ómniun. Aún es joven y la velocidad le sienta muy bien: si la sigue preparando va a lograr grandes resultados».

CXXI: ¿Qué sentís al ver que el trabajo del Club Ciclista rinde tantos frutos?

DC: «Siento orgullo. Es una institución humilde, de una ciudad chica, pero tenemos muchas ganas, mucho empuje, con gente que se brinda. Para mí es el mejor club del mundo: vienen muchos chicos de muchas provincias y con ellos ves pasar las ilusiones, los deseos de ser grandes corredores y eso implica una gran responsabilidad, no sólo sobre el cuidado de ellos sino también sobre nosotros, ya que debemos ser cada vez mejores y capacitarnos para brindarles lo mejor. Esta posibilidad de Farid y Natalia es el resultado de mucho esfuerzo de un gran equipo, de dirigentes y corredores, porque todos suman desde el lugar que les toca ocupar».

CXXI: ¿Qué palabras te gustaría dedicarles a los chicos como despedida?

DC: «Responsabilidad y profesionalismo para crecer, ya que no fue fácil el camino para llegar a Suiza. Humildad para ser más campeones de lo que son. Memoria para recordar de dónde vienen y cuánto les costó llegar hasta acá, ya que a la vuelta deberán ayudar a otros a recorrer el mismo camino que ellos están transitando».

¡NO TE OLVIDES DE SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Instragram

Facebook

Twitter









Deja un comentario

inicio